Lo más nuevo:

El peso: 60 años de devaluaciones o ‘depreciaciones’

Juaristi-byline

No se puede entender la historia económica de Mexico sin las cíclicas devaluaciones del peso. En teoría, si fueran, como debiera, por razones económicas y de comercio internacional, los conocedores estarían en posición de saber cuando ocurrirán, con sólo analizar los déficits comerciales y en la balanza de pagos.

Pero sucede que en Mexico, las devaluaciones fueron, con frecuencia, por motivos políticos o por virtual quiebra del Gobierno Federal o el Banco de Mexico —ya se sabe que la banca central no quiebra— pero si llegó al nivel que provocó aquella celebre descripción de Jesus Silva Herzog de que “tenemos un problema de caja” cuando las reservas se desplomaron y, se dijo, había apenas decenas de millones de dólares en ellas.

La corrupción es mencionada con frecuencia como la causa de los desajustes económicos y cambiarios.

El país recuerda algunas devaluaciones como las mas traumáticas.

Empezamos con la de 1954 en la que pasamos de $8.60 a $12.50 pesos por dolar en el Gobierno de Adolfo Ruíz Cortines. Veintidós años duraría ese tipo de cambio, fijado por Antonio Carrillo Flores en Hacienda y Rodrigo Gomez en Banco de México.

¿La causa oculta? Los excesos del alemanismo.

Esa devaluación dejó el trauma nacional de Semana Santa. Ocurrió en sábado de Gloria y cada que se aproximaban los días santos el terror devaluatorio proliferaba.

En 1976, Luis Echeverria rompió con los 22 años de $12.50 por la divisa verde y en plena espiral inflacionaria nos llevó bien arriba de los veinte a uno.

Bajo José López Portillo, pasamos de los años en que debíamos acostumbrarnos a administrar la riqueza, a la “defensa perruna del peso” con la consiguiente caída del tipo de cambio no bien acababa su arenga en defensa de la moneda.

Vinieron los años de locura que hicieron necesaria la reforma monetaria para quitar tres ceros al peso, ya en franca argentinización.

La corrección fue un simbolismo, como se comprobó entrando Ernesto Zedillo al poder y aquél famoso “error de diciembre” de 1994 con una de las peores crisis económicas. La devaluación fue de mas del cien por ciento y Zedillo y el ex presidente Salinas se acusaron mutuamente sobre la responsabilidad.

Como candidato, Zedillo pedía a Salinas devaluara, pero el Presidente se negó. Luego, CSG acusaría a Zedillo de haber propiciado el saqueo de mas de 4 mil millones de dólares de las reservas por haber filtrado información privilegiada en los días críticos de aquel diciembre.

Fue el año que convulsionó a Mexico.

El año del asesinato de Luis Donaldo Colosio.

Por una u otra causa, las devaluaciones siguieron y 20 años después ya no se le llama devaluacion, sino piadosamente “depreciación”. Lo cierto es que el peso compra cada vez menos, las devaluaciones siguen y las emergencias económicas están a la orden del día ya sea Semana Santa, defensa del peso como un perro, problema de caja u error de diciembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: