Lo más nuevo:

Cuidado del agua, principal reto a vencer entre la sociedad

México.- El agua es necesaria para todas las formas de vida y la provisión de servicios ambientales de los que se depende para sobrevivir, además de que es factor estratégico para el desarrollo del país, sin embargo aún es necesario hacer conciencia entre la sociedad sobre la importancia de este recurso.

Para promover el cuidado y uso responsable del recurso hídrico, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), realizarán el Foro Agua 24-7 cantidad adecuada, calidad aceptable. ¡Llegó el momento de trabajar por el agua!, el martes 22 de mayo en Jiutepec, Morelos, con el objetivo de despertar la conciencia sobre el agua.

México recibe unos mil 489 mil millones de metros cúbicos de agua al año en forma de lluvia, de los cuales 67 por ciento cae entre junio y septiembre, sobre todo en la región sur-sureste (Chiapas, Oaxaca, Campeche, Quintana Roo, Yucatán, Veracruz y Tabasco), con 49.6 por ciento de las precipitaciones pluviales.

De este total 73 por ciento se evapotranspira y regresa a la atmósfera, 22 por ciento más escurre por los ríos o arroyos y el resto se infiltra al subsuelo de forma natural con lo que se recargan los acuíferos.

De acuerdo con el Fondo para la Comunicación y la Educación Ambiental si se toman en cuenta las exportaciones e importaciones de agua con los países vecinos, México cuenta con 471.5 mil millones de metros cúbicos de agua dulce renovable por año y está considerado como un país con baja disponibilidad de agua.

Un aspecto importante a considerar en la existencia del líquido es el incremento de la población y su concentración en zonas urbanas. Según estimaciones de Consejo Nacional de Población (Conapo) entre 2012 y 2030 la población aumentará en 20.4 millones de personas, y 75 por ciento de la población estará en localidades urbanas lo que ocasionará una disminución del agua renovable per cápita a nivel nacional.

Se calcula que en 1950, se consumían 18 mil metros cúbicos por habitante al año, y en 2015 fueron tres mil 692 metros cúbicos por habitante al año; mientras que en la actualidad nueve millones de mexicanos carecen de agua potable.

De acuerdo con datos del Fondo para la Comunicación y la Educación Ambiental, del líquido existente, 61.1 por ciento proviene de fuentes artificiales (ríos, lagos y arroyos) y 38.9 por ciento de fuentes subterráneas, acuíferos.

En 2012, con una población de 117 millones de habitantes, la disponibilidad natural media por habitante se calculaba en cuatro mil 028 metros cúbicos por año. Se estima que para 2030, con el aumento de la población y el deterioro de los cuerpos de agua, descenderá hasta tres mil 430 metros cúbicos por habitante al año.

La asociación destaca que otro aspecto significativo es el incremento del consumo de agua per cápita, roda vez que en 1955, cada mexicano consumía 40 litros al día y se calcula que en 2012 aumentó a 280 litros diariamente.

Por ello para enfrentar la disminución de la disponibilidad del agua por habitante en los próximos años indica que será necesario reducir la demanda mediante el incremento en la eficiencia de los sistemas de distribución en las ciudades y de los sistemas de riego, e incrementar la oferta aumentando el volumen de agua pluvial recolectada y el reúso de agua residual tratada.

En México los usos del agua se han clasificado en dos grandes grupos: el uso consuntivo, que se refiere al consumo de agua por parte de los diferentes sectores, y el uso no consuntivo, que involucra el uso de la energía motriz del agua para producir electricidad (hidroeléctricas).

Año con año, la autoridad responsable de la administración del agua en México, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) emite un informe en el que analiza el volumen de agua autorizado por tipos de uso.

En el último informe de Estadísticas del Agua en México 2016, el volumen total concesionado para usos consuntivos, a 85 mil 664.6 hectómetros cúbicos se distribuyó de la siguiente manera: el uso agrícola ocupa el primer lugar con 68.23 por ciento de este volumen.

Le siguen en importancia el uso público con 14.52 por ciento, el uso industrial con 7.41 ciento, el uso múltiple con 6.50 por ciento y los demás usos que no alcanzan dos por ciento. Ese mismo año se concesionó un volumen de 180 mil 895 hectómetros cúbicos para la hidroeléctrica (uso no consuntivo).

Las actividades agropecuarias consumen la mayor cantidad de agua dulce, tanto en México como en el mundo. En el país, la agricultura y la ganadería consumen 76.3 por ciento, mientras que en el resto de las naciones el porcentaje de estas actividades es de 70 por ciento; los otros grandes consumidores son la industria y la generación de energía, mientras que el uso doméstico está al final.

Según información de ese organismo, en México, el sector que más agua desperdicia es el que más la consume: el agropecuario (agricultura y ganadería) y aunque estimaciones de la Conagua indican que 57 por ciento del agua que consume se pierde por evaporación, la mayoría es por infraestructura de riego ineficiente, en mal estado u obsoleta.

La Ciudad de México y su área metropolitana es la región donde más se desperdicia el líquido, principalmente por fugas de la red hidráulica y, según las autoridades de la Conagua, alcanza 38 por ciento.

La contaminación de los cuerpos de agua es producto de las descargas de aguas sin tratamiento, ya sea de tipo doméstico, industrial, agrícola, pecuario o minero, y a finales de 2010, más de 70 por ciento de los cuerpos de agua del país tenía algún indicio de contaminación.

Si bien la industria autoabastecida sólo consume cuatro por ciento del agua total (3.5 kilómetros cúbicos anuales), la contaminación que genera en demanda bioquímica de oxígeno es tres veces mayor que la que producen 100 millones de habitantes.

La sobreexplotación de los acuíferos también ha ocasionado el deterioro de la calidad del agua, sobre todo por intrusión salina y migración de agua fósil inducidas por los efectos del bombeo y por contaminación difusa producida en las ciudades y zonas agrícolas.

Por todo lo anterior, cuidar el agua y darle un buen uso es una tarea de todos y debe asumirse como un compromiso, ya que el líquido es vital para la sobrevivencia.

Notimex

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: