Lo más nuevo:

Consumo excesivo de azucares favorece desarrollo de hipertensión e hipertrofia cardiaca

México.- La ingesta excesiva de azucares desde edades tempranas genera malnutrición, daño metabólico, incrementa de forma excesiva el tejido adiposo y el estrés oxidativo, lo que favorece el desarrollo de hipertensión arterial e hipertrofia cardiaca.

Esa fue la conclusión a la que llegó un grupo de científicos encabezado por David Julián Arias Chávez, adscrito a los laboratorios de Guadalupe Bravo y Norma Leticia Gómez Víquez, investigadoras del Departamento de Farmacobiología del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

La investigación abordó la relación entre la obesidad y la hipertrofia cardiaca, siendo ambos factores de riesgo de insuficiencia cardiaca, informó el Cinvestav en un comunicado.

Refirió, además, que se ha visto a niños de entre tres y 12 años desarrollar hipertrofia cardiaca, con el único antecedente de ser obesos.

La hipertrofia cardiaca es cuando el corazón aumenta de tamaño: de forma concéntrica y excéntrica. En la primera, ocurre un incremento en el grosor de las cavidades de este órgano por una sobrecarga de presión que se presenta generalmente en la hipertensión arterial.

Mientras que en la segunda forma ocurre un alargamiento de las cavidades en respuesta a una sobrecarga de volumen, vista regularmente en la obesidad debido a que el volumen sanguíneo aumenta de acuerdo a la cantidad de tejido adiposo almacenado.

El investigador David Julián Arias Chávez explicó que el propósito fue “saber si solo la obesidad o su combinación con hipertensión inducida por dietas altas en carbohidratos aumentan de forma significativa el estrés oxidativo y la oxidación de la CaMKII en el corazón, teniendo como respuesta una hipertrofia cardíaca”.

Lo anterior, añadió, para entender las bases fisiológicas del remodelamiento cardiaco en estados de obesidad e hipertensión con el objetivo de poder detener su desarrollo.

Para ello, probaron tres dietas con sacarosa, fructuosa y una combinada con las dos anteriores, con una concentración en agua del 30 y el 10 por ciento, respectivamente, de acuerdo a su estandarización en estudios previos, en dos cepas experimentales de rata.

Se emplearon ratas recién destetadas, de tres semanas, y después de cinco meses presentaron exceso de tejido adiposo de forma significativa comparada con el control.

“Comprobamos que en ratas normales las dietas azucaradas generan hipertensión arterial moderada y aumentan la activación de la quinasa, medida por su oxidación y ésta es mayor en la dieta combinada”, destacó Arias Chávez, quien consideró que el estudio puede ser un llamado de alerta a las familias para evitar que los infantes consuman productos altamente azucarados.

Notimex

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: